¿Qué es una quemadura?

Una quemadura es una de lesión en la piel causada por el contacto con altas temperaturas como llamas, líquidos calientes, vapor, electricidad y químicos, así como por sobreexposición solar o fricción, entre otros. Puede abarcar tejidos u órganos internos y se miden por grado, extensión y profundidad.

Los bebés y los niños son más vulnerables que los adultos pues su piel es más delgada y sensible, y su resistencia al trauma es mucho menor.

También existen las quemaduras de las vías respiratorias, éstas ocurren por inhalación de humo, vapor, aire sobrecalentado o gases tóxicos.

Quemaduras de primer grado
Afectan sólo la capa exterior de la piel. Causan dolor, enrojecimiento e inflamación.

Quemaduras de segundo grado
Afectan capas externa e internas de la piel. Producen dolor, gran enrojecimiento, inflamación y ampollas.

Quemaduras de tercer grado
Afectan los tejidos más profundos y hasta los huesos. Producen una piel de coloración blanquecina, negruzca o carbonizada, tras un episodio inicial de extremo dolor.

Las quemaduras de tercer grado alcanzan a destruir las terminales nerviosas del área afectada. Puede haber gran o nulo dolor posterior.

¡Atención!
Cuando ocurran quemaduras de segundo o tercer grado que cubran un área de más de 5 cm., o si el área quemada es en manos, pies, cara, ingles, glúteos, genitales o una articulación importante, se debe atender como si fuera una quemadura severa.